El día que la nieve sepultó España

Algunos comentábamos que en lugar de desear feliz año 2021, se debía decir feliz año 2022.

Al incremento exponencial de los contagios que nos lleva al tsunami ola tercera, debido fundamentalmente a la insensatez de la gente estas fiestas, pero también al error cometido por nuestras autoridades al tomar medidas insensatamente suaves, se le une ahora una tormenta que probablemente no olvidaremos nunca, “Filomena”.

Al contrario de lo que suele ser habitual esta ha entrado por Canarias barriendo nuestro país de sur a norte.

Así mientras que ayer en Navarra estábamos con un sol radiante en Madrid comenzaban a verse desbordados por la nieve.

Los meteorólogos, la AENET venían advirtiendo hace varios días de esta circunstancia, que habría espesores superiores a 20 cm que podrían llegar incluso a medio metro.

Pero mientras tanto la Presidenta de Madrid ni estaba ni se la esperaba, y el alcalde Alméida miraba para otro lado.

Así el caos producido en las carreteras de circunvalación de la capital ha sido histórico, debido a una falta de previsión de libro.

Ahora llegará lo clásico, echar la culpa a otros justificando su incompetencia e irresponsabilidad, con análisis tan simplista como que ninguna capital de mundo aguantaría espesores de nieve superiores a 20 cm.

Si los leen desde Elsinki, Olso, Munich e incluso Pamplona resulta casi una broma de mal gusto.

De nuevo Ayuso, Almeida y sus lacayos han dejado a cientos de personas tiradas más de 14 h en la M-40, M-30 o M-50, los hospitales con problemas graves de acceso, las ambulancias colapsadas, la red de cercanías y parte del Metro parados, etc. etc

Nuevamente como en la gestión de la pandemia, o la nula planificación de la vacunación, dejan tiradas a las gentes por las que debían velar.

Su incompetencia irresponsable sería motivo para abrirles un juicio sumarísimo.

Un nuevo desastre a añadir a su horrorosa gestión, que lamentablemente aún no tiene consecuencias de apoyo electoral.

Madrid, sus gentes, sufren por estos insensatos, esperemos que las consecuencias no sean excesivamente graves para la mayoría y algún día sí lo sea para ellas y ellos.

Veremos.

Visitas43